Por SanchoPanzaXXI, via Wikimedia Commons

Ayuntamiento de El Barco de Ávila

Dirección: C/ del Arco, nº 2

Comunidad: Castilla y León

Localidad: El Barco de Ávila

Código postal: 5600

Alcalde / Alcaldesa: VICTOR MORUGIJ SINTSCHILLO

Partido gobernante: P.S.O.E.

Población: 2.721 habitantes

Teléfono: 920340399

Fax: 920340701

Página web: www.aytobarcodeavila.com

El Barco de Ávila es una localidad y un municipio español situado en la provincia de Ávila, comunidad autónoma de Castilla y León. Forma parte de la comarca de El Barco de Ávila-Piedrahíta, y está situado en el valle del Tormes. Es la cabecera de la comarca natural del Alto Tormes. Pertenece al partido judicial de Piedrahíta.

Situación

El Barco de Ávila está situado en el suroeste de la provincia de Ávila, relativamente cerca de la frontera con las provincias de Salamanca y Cáceres, siendo cabeza natural de la comarca formada por los Valles del Tormes y del Aravalle, más conocida como Alto Tormes. La localidad se halla a una altitud de 1004 msnm. El municipio, que tiene una superficie de 12,68 km², limita con los términos de La Carrera, El Losar del Barco, San Lorenzo de Tormes y Navatejares.

Historia

Los vetones iniciaron las obras del castro en la colina dominante, frente al paso de las aguas del río. Como consecuencia de la ocupación árabe se mejoró notablemente la agricultura y se procedió a la construcción de pozos de agua dulce. En aquella época casi todas las casas de la calle Mayor contaban con ellos para poder abastecer en los asedios al recinto amurallado. Los nombres de Navamorisca, Navalmoro y Navamures recuerdan la ocupación mahometana. También fue notable la presencia judía en este pueblo, dedicándose a ejercer los más provechosos y artísticos oficios.

Perteneció junto con las comunidades de villa y tierra de Piedrahíta, El Mirón, La Horcajada y Bohoyo, al Señorío de Valdecorneja, territorio propiedad de la Casa de los Álvarez de Toledo, Duques de Alba. El Barco de Ávila es un punto importante de la ruta abulense del Descubrimiento de América. En Santa María de los Caballeros, y a su lado, en Navarregadilla, a 7 kilómetros de su casa solariega de El Barco, nació el clérigo Pedro de la Gasca, hijo de Juan Jiménez y de María Gasca. Fue miembro del Consejo Supremo de la Inquisición, enviado por la Corona a Perú para restablecer el orden después de la muerte del primer Virrey, Blasco Núñez Vela. Llegó al Perú en 1546 y pacificó el territorio, autorizó diversas expediciones y fundó la ciudad de La Paz y la ciudad del Barco, para facilitar las relaciones de Chile y Río de la Plata. Fue una de las inteligencias más preclaras y poderosas de la época.[cita requerida] Volvió a España en 1550, falleciendo en [1567]. Está enterrado en la Iglesia de la Magdalena de Valladolid, fundada por él.

Hacia el año 1525, nació en esta localidad Juan Maldonado y Ordóñez de Villaquirán, que se trasladó en 1543 a Santa Fe de Bogotá donde vivió cerca de siete años. Fundó en Venezuela la Villa de San Cristóbal, en la región de Táchira, el día 31 de marzo de 1561. Por otra parte Pedro Sánchez-Ocaña y Rodríguez, casado en 1554 con Ana González Burgalés era por aquellas fechas regidor del Barco de Ávila.

Francisco Mateos en su obra Historias del Barco de Ávila, señala que de El Barco de Ávila también procedía uno de los primeros navegantes de la "Santa María" que en todas las referencias aparece un marinero barcense, con el nombre de Juan del Barco, amigo del hidalgo marinero Francisco de Henao, originario de Ávila. No obstante, otros autores no están de acuerdo con esta versión. Hay que pensar que era muy corriente poner a las personas el apodo de la profesión y que, lógicamente, a Cristóbal Colón acompañarían muchos hombres "del barco".

Estudios mucho más recientes y metodológicamente más fiables, demuestran, no obstante, que sí parece verosímil que fuera de El Barco de Ávila otro Juan del Barco que aparece documentado como uno de los primeros marineros que, en el segundo viaje de Colón y a las órdenes del Almirante, abandonó la "Niña" ("Santa Clara") para explorar la actual isla de Cuba (Juana), el 12 de junio de 1494.

El 6 de octubre de 1556, salió Carlos I de España y V de Alemania con un numeroso séquito de la villa santanderina de Laredo, camino de Yuste. Descansó 15 días en Valladolid, estuvo en Medina del Campo el 5 de noviembre de ese año, pasando por Horcajo de las Torres, Peñaranda de Bracamonte, Alaraz, Gallegos de Solmirón, entrando en El Barco de Ávila el martes 10 de noviembre de 1556 a las doce y media de la mañana. Juan de Solís, gran cronista de El Barco de Ávila lo relata:
Ya a la manecida bajaban todos los vecinos de la sierra y se movilizaron los del Barco, yendo muchos a pie y a caballo hasta cerca de La Horcajada, formándose apretada filas desde la puerta de la Villa a los dos lados del antiguo camino de Castilla.
Pernoctando en una posada sita en la calle Mayor del Barco de Ávila. Partiendo 11 de noviembre de 1556, Carlos I de España hacia el Monasterio de Yuste, camino del puerto de Tornavacas.

Según se afirma, el Fuero de El Barco se llevó a Francia por las tropas de Napoleón en su retirada. No es cierto, sin embargo, que, como señalan varias obras, ese Fuero se encuentre en la biblioteca de la Facultad de Letras de Toulouse, entre otras cosas porque tal biblioteca no existe. Antes de la reorganización provincias de Javier de Burgos en 1833, perteneció a la provincia de Salamanca.

Patrimonio histórico-artístico

El modelo urbano de Barco de Ávila, que ha llegado a la actualidad, se generó durante la época de la repoblación, entre los siglos X y XI. Terminó densificándose durante los siglos XIX y XX.

La ubicación geográfica de la villa, limitada al este por la barrera natural del Tormes, y encerrada en su muralla medieval de la que se conserva claramente su trazado y algunas de sus partes relevantes, ha permitido el mantenimiento del tejido urbano hasta la actualidad, separando los nuevos crecimientos de la antigua trama. Asimismo, las calles que conforman la trama originaria, son también elementos básicos de su tejido urbano que adaptándose a las condiciones orográficas del terreno, va conectando los distintos hitos urbanos.

El Barco de Ávila constituye un conjunto histórico que conserva elementos urbanos y edificios significativos de gran interés, algunos de ellos gozan de la declaración de bien de interés cultural como Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el Castillo de Valdecorneja, así como las murallas y Puerta del Ahorcado. El espacio de reunión más relevante «intramuros» es la Plaza Mayor, que de trazado rectangular y con carácter cerrado asoportalado, responde a la tipología tradicional de arquitectura popular, formando un conjunto urbano homogéneo singular. Los accesos principales se producen desde la calle Mayor, donde se encuentra la casa del reloj y de una manera más angosta desde la calle donde se localiza el ayuntamiento. Otros espacios relevantes son la Plaza de las Acacias y el entorno de la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Asunción.

El conjunto conserva además edificios de interés tipológico, representativos de la arquitectura característica de la comarca, tanto de arquitectura culta con casonas de sillería de granito de dos o tres alturas con huecos abandonados dispuestos simétricamente en fachada, como interesantes ejemplos de arquitectura popular normalmente de mampostería encalada con recercados de piedra y aleros sobre canes de madera. Extramuros, destaca la presencia del río Tormes y sus riberas que conforman unas espectaculares vistas con el paisaje de la Sierra de Gredos, y cruzando el Puente Viejo, destaca otro elemento relevante del acervo popular, la Ermita del Cristo del Caño.

El casco histórico de la ciudad tiene incoado expediente para una posible declaración como bien de interés cultural en la categoría de conjunto histórico.

Puente románico

Es comúnmente llamado 'puente viejo'. No se sabe bien la época en la que se construyó el primer puente alzado en este lugar por los romanos, necesario para el tránsito de las calzadas. Pero es seguro que debido a tantas guerras y ataques sufridos tuvo que ser reconstruido en el siglo XII, adoptando así su actual estilo románico.

Aun así, el puente ha seguido cambiando desde entonces, pero todavía se puede reconocer en su forma la arquitectura romana, con sus ocho arcos desiguales y sus anchas pilas de sillares almohadillados. El puente es alomado con una cuesta de subida y bajada, conocida como "lomo de asno". Hasta el siglo XIX tuvo en su centro una torre defensiva, pero ésta fue destruida junto con toda la parte central en la Guerra de la Independencia por las tropas napoleónicas. Diez años más tarde el puente fue reconstruido. La torre quedó sumergida en el río, pudiéndose observar vestigios de ella en las inmediaciones del charco de las tenerías.

Castillo

Situado dominando el río y el puente, es el punto más elevado del valle. Construido sobre un castro vetón que fue destruido por los romanos. Fue edificado en el siglo XII y reconstruido en el siglo XIV. Su perímetro es cuadrado, la superficie puede calcularse en 1700 m² sin tener en cuenta las dependencias desaparecidas como el foso y contrafoso, el rastrillo, el palomar o las caballerizas. Al iniciarse la segunda mitad del siglo XIX quedó habilitado como cementerio municipal. Por ello aumentó su deterioro al arrancar el pavimento y grandes oquedades en sus muros. Actualmente el castillo, propiedad de la Casa de Alba, ha sido restaurado y reparado el pavimento y en parte la torre del Homenaje. Es utilizado para los actos culturales que se celebran en esta localidad.

Murallas

Originalmente las murallas rodeaban a la localidad, como se observa en el mapa de Francisco Coello elaborado en el Barco de Ávila en el siglo XIX, y tenían un espesor de 1,70 m12​ y un total de tres puertas principales.​ Las murallas, como se puede observar por sus restos, partían del castillo y rodeaban el viejo pueblo del Barco. El trazado actual es del siglo XII y se debe su edificación igual que las de Ávila, Salamanca y Segovia a D. Ramón de Borgoña, marido de la primera señora de Valdecorneja. La planta de las mismas es pentagonal. Tenía dos puertas románicas, la del Campillo o de la Horcajada, actualmente derribada, y la de Piedrahíta o del Ahorcado, reconstruida; con arco de medio punto y torres avanzadas para su defensa.

Existían también dos puertas más: una enfrente de puente románico, la puerta del Puente, y la otra la puerta de la Villa denominada de la Ribera o de la Regadera. Poseía además tres postiguillos: el postiguillo del río casi enfrente de la Torre de la Iglesias, también denominado Postigo de la Gallareta, con escalera de bajada, y frente al Hospital el Postigo de la Regadera o del Hospital o del Batán y en la Calle del Río. La muralla dejaba paso a la Regadera de la Villa por un diminuto arco de herradura ya desaparecido. Tenía para su defensa varios cubos o torres avanzadas distribuidas a lo largo del trazado de la muralla.

Puerta del Ahorcado

Una de las antiguas puertas de la muralla, también es conocida con el nombre de «Puerta de Ávila». El nombre es debido a que según la tradición popular en esta puerta se ajustició por ahorcamiento a un alcaide de la localidad. Confluencia del Cordel de Extremadura con la Calle del Pozo. Única puerta de la muralla que permanece en pie, posee un estilo románico, aunque fue reconstruida en el siglo XVI. También se denominaba Puerta de Piedrahíta, hasta que en el siglo XVI ocurrió el hecho que hizo cambiar su nombre.

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

Ermita de San Pedro del Barco

Templo construido en 1663 en el mismo lugar en que nació San Pedro del Barco en 1088. En el año 1149 regresó a El Barco con su amigo San Pascual, natural de Tormellas. Como estaba muy viejo buscó a un joven para que lo ayudara. La tradición y la leyenda dicen que pidió al señor que le diera a conocer el momento de su muerte, y este le anunció que sucedería cuando el agua de la fuente en que bebía se convirtiese en vino. En octubre de 1155, San Pedro tuvo sed y pidió al muchacho le trajese un poco de agua, al probarla observó que era vino. A los 3 días murió.

San Pedro fue enterrado en la Basílica de San Vicente en Ávila. Al fallecer el Santo eran muchos los pueblos y ciudades que querían quedarse con el cuerpo, por este motivo se decidió montar el cuerpo en una mula y dejar que la misma fuese donde le pareciese bien y allí donde se parase sería donde se quedaría el Santo. La mula se paró en la Basílica de San Vicente y dando un fuerte golpe con una pata en una piedra dejó marcada su herradura —aún hoy se puede ver la piedra con la marca—, muriendo a continuación, por lo que San Pedro del Barco fue enterrado en la citada basílica de San Vicente de la ciudad de Ávila.

En el libro Surco y Flor escrito por el barcense Francisco Mateos se narra toda la biografía de San Pedo del Barco, y editado en 1969, con prólogo del cardenal de Pamplona, Arturo Tabera, también barcense.

Ermita del Santísimo Cristo del Caño

Tiene una tradición muy antigua. Por el siglo XIII, una gran crecida del Tormes arrastró, no se sabe desde dónde y dejó orillado a la izquierda del río por encima del puente, un Cristo de madera de tamaño natural. Lo vieron unos caminantes y junto a la gente del pueblo lo condujeron en procesión a la iglesia parroquial, donde se dejó. A la mañana siguiente volvió a aparecer en el mismo sitio, lo llevaron de nuevo a la iglesia. Al día siguiente ocurrió igual. La gente se convenció de que quería permanecer a la entrada del Puente y allí le erigieron una ermita, denominada del Humilladero inicialmente.

Cuatro siglos después se declaró ruinosa y en el siglo XVII (1672) se reconstruyó. Al hacer los cimientos surgió una corriente de agua que se recogió en una fuente de 3 caños. Desde entonces empezó a llamarse a la fuente y al Cristo del Caño. Hay fiestas en su nombre, el primer domingo de septiembre y viernes y sábado anteriores. Se lleva al Cristo en solemne procesión por el pueblo hasta la Iglesia Parroquial, lugar en el que permanece hasta el último domingo de octubre, fecha en que se devuelve la imagen a la ermita.

Casa del Reloj

Fue una antiquísima Casa Consistorial que se derribó en el siglo XVIII. Se alzó de nuevo con paredes de piedra labrada y mampostería de inconfundible traza castellana, Sobre el balcón que da al "Arvejo", se colocó el Reloj de la Villa y la torreta metálica que sostiene su campana. Actualmente está instalada la oficina de Turismo con antiguos sillones pertenecientes al Ayuntamiento.

En la planta superior, además de poder observar el mecanismo del reloj, se pueden contemplar distintas exposiciones. Desde la Plaza de las Acacias, dejando atrás la ermita de San Pedro y a la izquierda el hospital de San Miguel (hoy residencia para la tercera edad), se puede apreciar el conjunto de granito que forma la iglesia de la Asunción con su torre adyacente. A la derecha, el ábside, coronado por la espadaña – con campana – del "reloj suelto", rompe su estructura poligonal y presenta una pared lisa y recta que alberga la sacristía y la Sala Capitular, hoy museo de la parroquia.

Adentrándose en el atrio, de tiempos recientes, y se puede mirar el gran cubo de la torre. Fue construida en la misma época que las naves de la iglesia, en un claro estilo románico. En la fachada sur, se encuentra la puerta principal, un arco apuntado rodeado de dos contrafuertes, bajo una cornisa de modillones que podría evocar un resto de defensa militar. Ya dentro de la iglesia podemos apreciar su planta basilical, con las tres naves rematadas hacia oriente por los ábsides poligonales, sustentados por los contrafuertes exteriores e iluminados por varios ventanales ojivales. Cuenta con un grandioso retablo barroco de fines del siglo XVII, que se adapta a la forma poligonal del ábside. La capilla del Inquisidor, dentro de esta iglesia, se denomina así por un inquisidor de este pueblo que está enterrado en la misma.[cita requerida] También en esta capilla algunos enterramientos de la familia Sánchez-Ocaña.

Edificio de la Cárcel

El asocio de Villa y Tierra compró a la Parroquia en el año 1652 un par de casas en la Calle Mayor para edificar la cárcel. En tiempos remotos se metía a los presos en la casa del Concejo y siglos más tarde en una de las dependencias del Castillo. Es un inmueble de gran solidez en que destacan su amplia escalera de piedra, la alta portada, las rejas, los dos balcones. En ella tuvo su sede el Juzgado de 1ª Instancia. Actualmente ya está restaurado, alberga la Biblioteca Municipal, el Aula Mentor, y tres amplias Salas de Exposiciones.

Casa de Los Balcones

Situada en la Calle Mayor. Se la llamó así por ser la primera casa del pueblo que poseía balcones. Tiene la fachada característica de una casa de principios del siglo XV, con puerta de medio punto y grandes dovelas que recuerdan las de la muralla y del Castillo. Tiene 3 rejas con hierros repujados con águilas y bichas. Hay 3 balcones y una de las ventanas es de arte castellano puro. Fue casa de la Inquisición.

Casa de Recaudación

Posee tres grandes ventanales, en lo que se llamó “Carnicería alta” y fue conocido como Fielato. Son de finales del siglo XIV. Embellecidos por columnas de granito de auténtico sabor castellano. Puede contemplarse en la Plaza y en la Calle Mayor.

Casa de Los Gasca

Chaflán del siglo XV, compuesto por asientos, columnas y monolitos. Presenta una silueta alargada hacia lo alto. La puerta de orden clásico está protegida con un bello cornisamiento, el balcón de arco conopial florenzado remata con el escudo de los González Dávila. Esta fachada tuvo cadenas indicativas de que había sido visitada por los reyes. Se derribó hace unos años, pero se volvió a erguir dentro del recinto el Colegio "Juan Arrabal". Fue la casa solariega de Pedro de la Gasca, clérigo, y miembro del Consejo Supremo de la Inquisición.

Calle de La Gallareta

Es la calle más corta y estrecha del pueblo. Se denomina así porque en su ámbito se hallaban granjas de hermosos gallos reproductores. Fue conocida también por "el Callejón de los Combates", donde dejaron la vida invasores franceses y combatientes españoles.

Folclore y cultura popular

Leyendas

Existe una leyenda popular que habla de un misterioso túnel que partía del Castillo, iba por debajo del Río Tormes y llegaba a la torre del Prado Cubo. Según historias de personas del lugar, durante el siglo XX se enviaron dos perros por dicho túnel, y uno de ellos apareció días después en el otro lado del río, dándose por muerto el otro animal durante la travesía por el túnel.

San Pedro de El Barco protagoniza una de las Leyendas más curiosas de todo Ávila. Su fama de santo era tal cuando murió que El Barco, Piedrahíta y Ávila se disputaban sus restos; en medio de la disputa habló un niño de pecho y dijo que colocaran los restos del difunto sobre una mula, y donde la mula parase debería ser enterrado. La mula echó a andar con el santo sobre sus lomos; hizo su primera parada para beber agua en la ribera del Tormes, donde ahora se encuentra la fuente denominada de San Pedro de El Barco; finalmente fue a parar en San Vicente, en Ávila, donde cayó muerta. Allí enterraron al santo, y a la mula bajo uno de los cubos de la muralla. Dice la tradición que la mula asoma su cabeza entre los sillares de dicho cubo, conocido como “el cubo de la mula”, y así parece ser. Una mirada más detenida nos lleva a descubrir, en lo que se conoce como la cabeza de la mula, un verraco celtíbero utilizado como sillar en la construcción de la muralla. El viejo Hospital de San Miguel y la plaza, llena de soportales y cafés al estilo antiguo, completan la visita artístico-cultural de la Villa.

En la novela Por quién doblan las campanas, de Ernest Hemingway, aparece un personaje llamado Anselmo, que dice ser de El Barco de Ávila.

Canciones populares

La canción “Serrana mía” puede considerarse como el principal exponente del folclore barcense. Su creación, hacia el año 1925, se debe a D. Víctor Pérez Pérez, que por aquel entonces era Director de las Escuelas de la localidad. Con el paso del tiempo, esta canción parece que hubiera nacido en Salamanca. A ello dio origen distintas grabaciones que la clasificaban como popular de esa provincia, a pesar de que los lugares que cita (la Ribera, el Cristo del Caño...) son inequívocamente barcenses.

El folclore barcense se enriquece con la canción “La palomita blanca”. Cantares de boda y el Villancico Barcense, pero por encima de cualquiera sobresale el “Himno al Barco”, obra de Julio Andray Araoz y Francisco Mateos Rodríguez, que cumplió el XXV Aniversario en el año 1988, así como otra serie de composiciones que se recogen en la publicación literaria y musical “Melodías Barcenses”. El traje típico barcense es el serrano con los mismos adornos que los serranos de Béjar.

Fiestas

El rey Alfonso VIII de Castilla autorizó en el Fuero concedido a esta Villa la celebración de dos ferias anuales a celebrarse en marzo y octubre. El Duque de Alba dio permiso para celebrar otra en mayo y ya dentro del siglo XX se autorizó la celebración de otra en agosto. El devenir de los tiempos modernos y las circunstancias socio-económicas, han hecho cambiar la fisonomía de estas ferias, que desde el año 1991 quedan como sigue:

  • 7 y 21 de enero
  • 21 de febrero
  • 2 y 21 de marzo
  • 21 de abril
  • 7 y 21 de mayo
  • 21 de junio
  • 21 de julio
  • 10 y 21 de agosto
  • 21 de septiembre y Mercado de los Santos (último lunes de octubre)
  • 21 de noviembre
  • 21 de diciembre.

En la localidad se celebran tres fiestas:

  • Fiestas de Santiago o de los Quintos: incluyendo el 25 de julio —día de Santiago—, se celebran durante el fin de semana anterior o posterior (cuatro días).
  • Fiestas en honor a san Pedro del Barco: durante cuatro días alrededor del 12 de agosto —día de San Pedro—.
  • Fiestas en honor al Stmo. Cristo del Caño: Primer domingo de septiembre y sábado y viernes anteriores. Son las fiestas patronales. Traslado en procesión nocturna de la venerada imagen del Stmo. Cristo del Caño. Gigantes y cabezudos.

Durante estas fiestas se celebran verbenas nocturnas, en la Plaza Mayor (caso de las fiestas del Cristo) o en la Plaza de las Acacias (fiestas de Santiago y San Pedro). Cualquier fiesta es amenizada por la dulzaina, la banda de cornetas y tambores y la banda municipal. Asimismo, los festejos taurinos se celebran en la plaza de toros, que data de 1889. Desde el año 2007, durante los meses de mayo y junio, en las instalaciones del rehabilitado Cine-Teatro Lagasca, se celebra el Certamen Nacional de Teatro Amateur Lagasca, donde se dan cita los mejores grupos de teatro aficionado. Este festival de teatro se está convirtiendo en un referente dentro del panorama de teatro aficionado en España.

Gastronomía

La gastronomía de la zona está basada en los productos de la tierra, fruto del clima frío y seco, y con abundante agua de gran pureza.

El producto estrella de la gastronomía son sin duda las judías de El Barco de Ávila, que cuentan con el segundo Consejo de Denominación Específica más antiguo de España. Así, se trata del primer producto leguminoso reconocido con la "Indicación Geográfica Protegida" (orden de 5 de enero de 1989 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), adelantándose a la fabada asturiana (orden de 6 de julio de 1990). Ambos productos están en la actualidad inscritos en el registro comunitario desde 1996.

Son judías secas separadas de la vaina, procedentes de plantas de la familia de las leguminosas, especie Phaseolus communis, de las variedades blanca redonda, blanca riñón, morada larga, morada redonda, arrocina, planchada y judión de Barco, enteras y destinadas a consumo humano. Existen formas tradicionales y propias de la localidad de preparar las diferentes variedades de judías que se producen dentro de la zona protegida.

Entre otros cultivos de la zona podemos citar a la patata, de la que encontramos una gran cantidad de variedades; se suele preparar machacada y mezclada con pimentón y algún torrezno, llamándole a este guiso patatas revueltas o revolconas. También encontramos gran cantidad de manzanos, de distintas variedades, destacando la manzana reineta, acaparando la zona hasta hace pocos años la producción española de manzana reineta.

Otra modalidad de patatas únicas son las llamadas patatas finas, se suelen cocinar con arroz y bacalao. También era muy guisada la "sopa de cachuela", que contenía trocitos de sangre de cerdo, hígado de cerdo y una pizca de semillas aovadas del comino. En cuanto a postres: el más típico es la "cazuela o sopa borracha", que se compone de frituras de pan y rodajas de manzanas "tortilleras" o "golden", formando capas y mezcladas con azúcar, nueces y ramitas de canela, aderezadas con vino tinto, al fogón hasta que se mezclan y se sirve fría. Además, en la zona se encuentran carnes de gran calidad debido a la abundancia de los pastos, concretamente la ternera avileña, que cuenta con denominación específica. También son destacables las truchas del Tormes y los embutidos producidos en la zona.

Congreso de matemática

Desde el año 2002 y con periodicidad bianual se celebra en la localidad el congreso internacional PEDOFRACT, sobre matemática fractal y aplicaciones en Ciencias del Suelo y Medioambientales.

Certamen de Teatro

Desde el año 2007, año siguiente a la rehabilitación del Cine Teatro Lagasca, se viene desarrollando un importante Certamen de teatro aficionado durante los meses de mayo y junio, en el que representan sus espectáculos los mejores grupos aficionados de teatro de toda la geografía española y que está considerado como uno de los eventos más reconocidos a nivel nacional en su categoría.

Ciudades hermanadas

Yecla (España); desde diciembre de 1988.

Personajes destacados

  • Nicolás de la Fuente Arrimadas: Rector de la Universidad de Valladolid, ilustre catedrático y médico, nacido el 6 de diciembre de 1849, escribió 2 volúmenes sobre la historia de la villa: "Fisiografía" e "Historia de El Barco de Ávila).
  • Juan Arrabal: Nació en 1921, maestro preclaro; durante 32 años dirigió la escuela. Amigo de José María Gil Robles, fue el autor de la biografía autorizada más importante sobre este político. Autor del Himno del Santísimo Cristo.
  • Bonifacio Arrabal Álvarez. Escritor y periodista. Autor de los libros "Guipúzcoa" y "Vizcaya".
  • Justo Parrón: Zapatero, taxidermista, constructor de juguetes y violines entre otras cosas.
  • El cardenal Arturo Tabera Araoz: Nacido el 29 de octubre de 1903, obispo de Albacete y Arzobispo de Pamplona.
  • Julio Andray Araoz: Músico y compositor, fundador de la Banda Municipal de El Barco. Entre otras obras compuso el Himno de Barco de Ávila.
  • Francisco Mateos Rodríguez: Escritor de Historia de El Barco de Ávila, Surco y Flor y Dos amores; nombrado hijo predilecto de El Barco en 1994, junto con Julio Andray. Autor de la letra del himno de El Barco.
  • Regino González Muñoz: Nació en Santiago de Aravalle. Poeta enamorado hondamente de su comarca. Vivencias y nostalgias / Rimas del Aravalle, Mi yo en mi palabra, Mi ayer visto desde mi hoy. Alcalde de la Villa del Tormes: abastecimiento de aguas entre otras muchas obras. Primer bibliotecario de la villa. A los 96 años de edad publica su obra más preciada: "Los pronombres personales en El Quijote"; existe un ejemplar depositado en La RAE y otro en el Instituto Cervantes. Fue proclamado Hijo Adoptivo de El Barco de Ávila en abril de 2015. Murió en El Barco, en octubre de ese mismo año.

(Artículo obtenido de Wikipedia: Ayuntamiento de El Barco de Ávila)

Población en El Barco de Ávila

Evolución de muertes por COVID-19 en Castilla y León

Evolución del paro en El Barco de Ávila

Deuda pública en El Barco de Ávila

¿Te gusta El Barco de Ávila?

Vota para convertirla en el pueblo más bonito de España

Adelante, vota por tu pueblo o ciudad y realizaremos un reportaje del mismo al finalizar la encuesta.

Empieza ahora!

Situación del Ayuntamiento de El Barco de Ávila

El tiempo en El Barco de Ávila

Curiosidades de El Barco de Ávila

El Barco de Ávila (Ávila)

Es una de las localidades con más encanto de la provincia de Ávila, desde la cual se pueden visualizar espectaculares vistas de la Sierra de Gredos. Pero no solo su entorno natural llama a atención al visitante, ya que cuenta con un amplio y rico patrimonio arquitectónico. Muestra joyas como su Castillo, el puente románico, la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y sus murallas. Parte de estas últimas tiene un curioso dato presente en la llamada “Puerta del Ahorcado”. Se trata de una de las antiguas puertas de la muralla, de estilo románico, y que actualmente es la única de ellas que sigue en pie, bautizada con ese nombre debido al hecho de que se ajustició a la horca a un alcaide de la localidad, en el siglo XVI.

Comentarios

Raul Romero

Hace 2 años

Es uno de los municipios más bonitos de la provincia de Ávila, a mi me encanto cuando estuve este verano con la familia, loo recomiendo a todo el mundo. Merece la pena visitarlo.

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.