Aragón



La comunidad autónoma de Aragón está ubicada en el noroeste de la Península Ibérica e incluye los territorios de la parte central del valle del Ebro, los Pirineos centrales y las Sierras Ibéricas. En ayuntamiento.es podrás encontrar información sobre esta comunidad, sus provincias y sus ayuntamientos.

Está compuesta por 32 comarcas y tres provincias: Huesca, Zaragoza y Teruel. Su población es de aproximadamente 1.325.000 habitantes, y tiene una de las densidades más bajas de España, con un 50% de población concentrada en su ciudad más grande y capital, Zaragoza.

Su paisaje y geografía son variados, con las altas cimas del Pirineo Aragonés, que llegan a su punto más alto en el Aneto, con 3.404 metros sobre el nivel del mar, siendo este el pico más alto de la Península Ibérica. La otra gran formación montañosa de la comunidad es el Sistema Ibérico, culminado por el Moncayo, de 2.214 metros sobre el nivel del mar.

En la Depresión del Ebro se encuentra la capital, y el clima de la región se considera mediterráneo continental, con multitud de microclimas dependientes de las particularidades orográficas de cada zona. Encontramos desde los glaciares del Pirineo hasta las zonas esteparias de los Monegros y el clima continental de algunas zonas de la provincia de Teruel. En conjunto la comunidad autónoma de Aragón tiende a la aridez, con precipitaciones irregulares en amplias zonas del territorio y temperaturas extremas en determinados puntos. También destaca el conocido cierzo, viento que recorre el valle medio del Ebro con intensidad y frecuencia.

Cuenta con el segundo parque nacional que se creó en España, el de Ordesa y Monte Perdido, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, los parques naturales del Moncayo, la Sierra y Cañones de Guara, Posets-Maladeta y los Valles Occidentales, además de tres reservas naturales, cinco monumentos naturales y tres paisajes protegidos.

Su historia se remonta a la prehistoria, con vestigios desde el Pleistoceno, pasando por el Paleolítico Superior, el Epipaleolítico, Neolítico, Edad del Hierro y del Bronce. En la Edad Antigua, la situación de la región propició el intercambio comercial entre el Mediterráneo y el Cantábrico, con presencia Íbera y, más tarde, la conquista romana. Más tarde, con los visigodos da comienzo la Edad Media y el origen del reino que más tarde sería la Corona de Aragón e incluiría, además del territorio actual, los de Cataluña, Valencia, Mallorca y zonas de Francia, Italia y Grecia, en su época de máximo esplendor.

Actualmente su economía aún cuenta con una importante presencia de la agricultura y la ganadería, aunque su peso actual se ha visto desplazado por el ascenso de la industria, los servicios y el comercio, además del turismo.