Empresarial

Negocio rentable en un pueblo.

Cómo montar tu negocio rentable en un pueblo 

Pero el emprendimiento o en este caso montar un negocio rentable  no está…

Publicado el 6 de Febrero de 2021

|

0 comentarios

06/02/2021

|

0 comentarios

Cómo montar tu negocio rentable en un pueblo 

Pero el emprendimiento o en este caso montar un negocio rentable  no está circunscrito a las grandes urbes o ciudades de tamaño medio sino que también se puede montar un negocio rentable en un pueblo o localidad pequeña. 

Las características y los procesos a la hora de montarlo no van a ser los mismos que las grandes ciudades, por ello te vamos a dar toda una serie de indicaciones para que la tarea te sea lo más sencilla posible.

En tres pasos principalmente seremos capaces de desarrollar nuestro propio negocio rentable en un pueblo, básicamente analizaremos la situación en la que nos encontremos al llegar al pueblo, elegiremos toda aquella serie de valores y recursos que nos vayan a ser de utilidad  y por último los implementaremos a través de las nuevas tecnologías e Internet en busca de conseguir nuestro objetivo.

Primer paso averiguar las necesidades del pueblo 

Se trataría de buscar aquellas necesidades que el pueblo no tiene cubiertas, las gentes del pueblo en su mayoría suelen ser muy fieles a los comercios locales y por ello no tendría sentido montar el mismo negocio que ya existe para competir con esa fidelidad.

 En este sentido estudiar y valorar adecuadamente las distintas tiendas y servicios que presenta el pueblo, ofrecer alternativas a las mismas, buscar esas necesidades que no han podido satisfacer los negocios ya tradicionales.

Ejemplos tipo podrían ser, escoletas locales, cursos sobre nuevas tecnologías, organización de eventos y actividades para la población.

Por supuesto para ello se impondría en este primer paso estudiar un poco el perfil de los habitantes del pueblo, ver su rango de edad, si reside en el pueblo o bien solo van por las noches a descansar, en que trabajan  y un largo etcétera de variables que nos puede dar una idea o aproximación del tipo de negocio más factible.

Segundo paso. Aprovechar los recursos locales  e innovar 

 Los pueblos poseen toda una serie de características de las que carecen los grandes centros urbanos o las pequeñas y medianas ciudades. En este sentido podemos aprovechar y ser tremendamente imaginativos para dar una vuelta de tuerca a  aquellas necesidades que hemos comentado en el primer. Y proveer al pueblo de estos servicios innovando en la medida que nos sea posible

 El efecto psicológico es grande ya que las gentes del pueblo se van a sentir atraídas por esas pequeñas innovaciones que realicemos en la localidad, por ejemplo podemos quedar talleres o cursos basados en toda la serie de innovaciones tecnológicas que estamos viviendo día tras día. 

 También podemos aprovechar  grandes espacios que hay en el pueblo para implementar distintos tipos de actividades al aire libre para los peques, para los jóvenes o para los distintos rangos de edad que encontremos en la localidad.

Aprovechar los recursos de internet y las nuevas tecnologías será nuestro último paso 

Descubiertas las necesidades y evidentemente los recursos que posee el pueblo se trata de a través de Internet universalizarlos.

 Pongamos por ejemplo que es un pueblo pequeño que produce un aceite muy bueno se trataría por ejemplo de establecer un contacto  productivo y tratar de venderlo hacia el exterior de la misma localidad.

También podemos divulgar a través de la red y de distintas redes sociales todas las grandes ventajas que poseen los pueblos frente a las ciudades, a través de un blog o una página web podemos compartir la gran cantidad de alquileres que hay en el pueblo a precios mucho más económicos y tratar de atraer clientes potenciales.

Valores como la paz, la tranquilidad y la desconexión tan propios de los pueblos son muy vendibles a través de distintos negocios online que podemos implementar.

Conclusiones finales. Montar un negocio en un pueblo no es tan difícil

  Como hemos visto desde el puro emprendimiento y sin un presupuesto terriblemente elevado podemos montar un negocio rentable en un pueblo. No va a ser necesario un presupuesto desorbitado sino analizar bien la situación, reorganizarla  y llevarla a cabo con todos nuestros recursos disponibles.

  Para conseguirlo se trata básicamente de aunar, es decir unir en un solo concepto, los valores, modo de vida  y recursos tradicionales del pueblo con las nuevas revoluciones tecnológicas y todas las novedades que van surgiendo en el campo de las nuevas tecnologías.

 De esta fusión surgirá nuestro proyecto y si lo hacemos con la suficiente calma y constancia nuestro éxito está prácticamente garantizado.

 

 

 

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.