Cultura

El Ministerio de Cultura no destina ninguna ayuda de emergencia al al patrimonio histórico

El real decreto publicado en el BOE de ayer miércoles día 8 de mayo con las ayudas para proteger a los profesionales del…

Publicado el 7 de Mayo de 2020

|

0 comentarios

07/05/2020

|

0 comentarios

El real decreto publicado en el BOE de ayer miércoles día 8 de mayo con las ayudas para proteger a los profesionales del sector cultural, en el que el Gobierno ha invertido casi millones de euros, no incluye a todos, pues no ha dado amparo a los trabajadores que se dedican al patrimonio histórico y artístico.

España es el tercer país del mundo con más bienes declarados como Patrimonio Mundial por la Unesco, con por detrás de China y de Italia, y aunque el Ministerio de Cultura ha habilitado seis líneas de “ayudas extraordinarias” para los sectores de audiovisual, artes escénicas, industria musical, industria del libro y bellas artes, no hay ninguna para el Patrimonio Histórico.

Cada línea está dotada con un importe mínimo de cuarenta millones de euros en préstamos ICO, gestionados por la sociedad de garantía recíproca (CREA SGR), una entidad privada sin ánimo de lucro que ayuda a las pymes a lograr el acceso al crédito. “Se lo dije a la ministra de Hacienda María Jesús Montero: el patrimonio es el patito feo de la cultura. Los bancos nos consideran insolventes y no tenemos acceso a préstamos. Una vez más, nos han dejado fuera. Si los profesionales de la restauración y conservación tenemos que reconvertirnos a otro oficio, ¿quién se va a encargar del patrimonio? ¿Las personas que hicieron el San Jorge de Estella o el eccehomo de Borja?”, se pregunta Sali Criado, la coordinadora de la Plataforma de Asociaciones de Conservadores y Restauradores de España (PCRE).

Hace dos semanas Criado trasladó dichas preocupaciones del sector que representa a los responsables de Cultura y Hacienda, antes de la elaboración y anuncio del real decreto del que el ministro Rodríguez Uribes reconoció ayer estar muy satisfecho por “garantizar la supervivencia de las estructuras culturales. La única solución que se da para contemplar al colectivo del Patrimonio es que se acojan al paro financiado en la prestación por desempleo, un camino que, según los representantes de los trabajadores afectados, así como de conservadores, arqueólogos o guías niegan que sea factible porque no están amparados. Según parece, todos ellos son trabajadores fijos discontinuos, pero solo los artistas han sido habilitados a tener un acceso extraordinario a la prestación por desempleo.

El Ministerio de Cultura tampoco ha previsto una línea concreta para allanar el camino de adaptación de los museos y lugares culturales que podrán abrir el próximo lunes y que carecen de recursos económicos para proceder con dicha adaptación con los protocolos sanitarios a seguir. La adaptación a la nueva normalidad implica adquirir determinados bienes y llevar cabo varias obras que la mayoría no puede permitirse, como explican desde la delegación española del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS). Ha sido el propio vicepresidente de ICOMOS, Jordi Tresserras, quien más disgustado se ha mostrado con la exclusión. “Las instituciones españolas con las que trabajamos se han quedado heladas. No esperaban algo así. Esto no ha ocurrido en Reino Unido, EEUU, Canadá ni Francia, con fondos para el patrimonio en sus ayudas y medidas para proteger a sus trabajadores. No hubiera costado nada. Nos hemos quedado a la cola del patrimonio internacional.”.

El sector se muestra a su vez muy sorprendido por no ser tenidos en cuenta sabiendo que la mano derecha del ministro de Cultura es Javier García Fernández, Catedrático emérito de Derecho Constitucional y uno de los padres de la Ley de Patrimonio Histórico. García Fernández siempre ha sido un caballero blanco en defensa de las ayudas públicas a las asociaciones del patrimonio, porque piensa que es en la ciudadanía donde reside el futuro del legado artístico e histórico.

No obstante, el patrimonio cultural sigue sin tener una línea ICO propia, como el resto de los sectores. Esperemos y deseamos que, por el bien de nuestra cultura, esto no sea más que una transición aún por definir y que al final se destine ayuda a este sector tan importante para nuestra historia.

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.