Política

El Grupo Villar Mir cede ante el Ayuntamiento de Madrid.

Se ha alcanzado un acuerdo entre el Grupo constructor Villar Mir, el Ayuntamiento de Madrid, el Colegio de Arquitectos de Madrid y la…

Publicado el 13 de Octubre de 2015

|

0 comentarios

13/10/2015

|

0 comentarios

Se ha alcanzado un acuerdo entre el Grupo constructor Villar Mir, el Ayuntamiento de Madrid, el Colegio de Arquitectos de Madrid y la Comunidad de Madrid en el que se dejará de construir una parte del proyecto por una cuestión de impacto visual en el proyecto de Canalejas, reduciendo el número de pisos de lujo de 30 a 22, reduciendo también la capacidad del centro comercial, sacrificando habitaciones del hotel de la cadena Four Seasons y suprimiendo las dársenas subterráneas previstas para autobuses. Por lo tanto el actual aparcamiento subterráneo de la calle Sevilla será de dos plantas y los autobuses seguirán su ruta actual rodeando el edificio Apple y pasando por la plaza del Sol. Estas fueron las demandas de los usuarios. Eso sí se suprimirán las paradas en la plaza, ya que producen atascos diarios en la calle Sevilla. Esta solución aportará mayor zona peatonal que el proyecto original, según el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. El proyecto Canalejas ya cuenta con sus propios aparcamientos subterráneos y zonas de carga y descarga con rampas de acceso propias y compartidas. Por una parte se abarata un 60% el proyecto y por otra se soluciona el problema de movilidad y colapso. Conseguir evitar el excesivo impacto visual del macro proyecto es el principal tema al que se ha llegado a un acuerdo entre las partes implicadas, proteger el patrimonio histórico y la cohesión de cada uno de los inmuebles que componen la manzana. El proyecto inicial preveía subir tres plantas más todos los edificios de la manzana. El nuevo trazado volumétrico hace que el impacto sea menor y se vea una manzana integrada en el centro de Madrid y no un edificio agresivo, el cual se ve desde la calle Mayor y Arenal. Según la directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad, Paloma Sobrini, el proyecto final genera un buen ambiente, alegre y da vida al centro de la ciudad de Madrid. Los edificios se tratarán de forma individual, se preservarán sus valores e identidad, así como todos los elementos patrimoniales protegidos y declarados BIC (Bienes de Interés Cultural), como los edificios de la plaza Canalejas y calle Alcalá.

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.