Entorno

El Ayuntamiento de Oviedo pone en marcha la peatonalización definitiva de tres calles del Casco Antiguo

El Ayuntamiento de Oviedo ha iniciado el proyecto de peatonalización de las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos, ubicadas todas ellas…

Publicado el 23 de Septiembre de 2020

|

0 comentarios

23/09/2020

|

0 comentarios

El Ayuntamiento de Oviedo ha iniciado el proyecto de peatonalización de las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos, ubicadas todas ellas en el Casco Antiguo. Ya durante el estado de alarma, en el mes de mayo, el Consistorio procedió a cortar el tráfico en dichas zonas de forma provisional, aunque al final se ha quedado así de forma perenne, permitiendo el acceso rodado a residentes, taxis y bicicletas, habilitando también un horario de carga y descarga comprendido entre las seis y las once de la mañana. La iniciativa ahora es quitar las vallas y pivotes provisionales para habilitar que sea peatonal por siempre.

La medida se engloba dentro del macro plan que contempla peatonalizar numerosas vías de la ciudad, algunas de forma temporal y otras en condición definitiva, confiriendo así más espacio al peatón. La tramitación y licitación del proyecto se llevó a cabo el pasado 16 de septiembre, concediéndose la contrata a la empresa Viavetus Ingenieros con un coste total de 12.000 euros.

Recientemente, el concejal responsable del área y primer teniente de alcalde, Nacho Cuesta, ratificó a los medios que la prueba de peatonalizar esas calles durante el confinamiento ha sido una experiencia muy valiosa como para tomar la decisión actual de que ostente esa condición permanentemente. A medida que se fue entrando en la nueva normalidad y con ella volvía el tráfico, se pudo ir concluyendo vías alternativas para los vehículos, desembocando en un sistema sólido y apto para establecerse de forma fija.

La empresa Viavetus Ingenieros se ocupará de proyectar la peatonalización instaurando un pavimento homogéneo en toda el área, rebajará las aceras para evitar escalones molestos, y dotará de características distintivas a dichas calles para definir de forma clara cuál es el carril de los peatones, el de los ciclistas y los vehículos a motor, estos últimos solo habilitados según unas condiciones concretas como que residan en la zona o que sean taxis.

De hecho, el tema de la carga y descarga y el acceso que se tiene que habilitar para los residentes que se dirijan a su garaje es un escollo que aún está por definir, al igual que dónde se ubicará las paradas de taxis tras convertir las calles.

Según declaraciones del edil, la intención del Ayuntamiento es que el peatón disponga de espacios abiertos y válidos para disfrutar de toda la belleza que Oviedo puede transmitir. No obstante, se debe hacer de forma comedida, pues en proyectos anteriores similares, hubo numerosos problemas, destacando por ejemplo el corte del tráfico en la calle Cabo Noval que se desvió hacia Santa Susana, una calle de un solo sentido donde fue imposible reconvertirla en una de doble sentido.

Además de esas tres calles enmarcadas en el proyecto, las restricciones al tráfico tocan también a la calle Rosal, Quintana o Fruela. Para dar mayor énfasis a dicha transformación, el Consistorio aprovechará la inminente Semana de la movilidad, para instalar carriles bici provisionales en todas ellas, conformando así una prueba piloto que devolverá valiosos resultados de cantidad de gente que los usa y la aceptación que va teniendo en la ciudadanía.

Otra calle importante que se está barajando para ser peatonalizada en un futuro es la avenida de Galicia, donde se desea buscar igualmente un modelo mixto que permita obtener espacio para la hostelería y los comercios.

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.