Sociedad

El Ayuntamiento de Almería afronta con esperanzas la ejecución del proyecto Puerto-Ciudad

Almería va entrando paulatinamente a la nueva normalidad que reza la desescalada de la COVID-19. Este martes, Ramón Fern…

Publicado el 3 de Junio de 2020

|

0 comentarios

03/06/2020

|

0 comentarios

Almería va entrando paulatinamente a la nueva normalidad que reza la desescalada de la COVID-19. Este martes, Ramón Fernández-Pacheco, su alcalde, se ha personado ante las obras del Cable Inglés relacionadas con el importante proyecto de Puerto-Ciudad, cuya ejecución y puesta a punto está aún pendiente de ciertos pormenores que deben ser aprobados.

Puerto-Ciudad pretende ser el siguiente paso hacia la modernización de la ciudad, integrando unos cambios radicales que diseñarán el futuro del literal. Una vez que se certifique el plan maestro de ejecución, se procederá a encargar multitud de proyectos que enriquecerán la economía y la sociedad, un proceso que no debe dilatarse mucho más tiempo teniendo presente que ya va casi tres años sobre la mesa. Fernández-Pacheco recalca la tremenda ilusión que todos los almerienses profesan ante la idea de poder iniciar el Puerto-Ciudad para hacerlo realidad.

El alcalde ha declarado que estos trabajos en planteamiento y ejecución para constituir este Bien de Interés Cultural está generando una ilusión palpable entre los habitantes ya que pretende ser el elemento más relevante de los habidos en la arquitectura industrial española. Para el Ayuntamiento, es obligatorio conservar el patrimonio artístico y cultural como es el Cable Inglés, de una singularidad única, y que presume de un atractivo exclusivo que identifica a la ciudad.

Estado del proyecto del Cable Inglés

Según declaraciones del Ayuntamiento, las obras del Cable Inglés marchan a un ritmo estable y continuo, con una proyección de tiempo a medio plazo para que esté finalizada. Los turistas y los propios ciudadanos de Almería podrán disfrutar de paseos por dicho entorno cultural, disfrutando del pasado y el presente y el futuro de una ciudad abocada a apoyar el arte nacional.

Estado de cada fase del proyecto      

Restaurar el Cable Inglés se adjudicó por algo más de 2,5 millones de euros, una cuantía de la que el Gobierno se hizo cargo en el 2018 cediendo 2.2 millones de ese total. Esta asignación presupuestaria fue acordada en la Comisión Interministerial de Fomento y Cultura.

El arquitecto Ramón de Torres ha sido el elegido para hacerse cargo de la obra, quien ha remarcado la gran complejidad que acarrean los trabajos que se están desempeñando. Ya se ha realizado el reconocimiento de la cimentación de cada una de las siete pilas metálicas que sirven de apoyo a la estructura del Cable Inglés, un proceso orientado para reforzarlas ante la corrosión que el mar ha ido dejando sobre su superficie.

También se ha procedido a desmontar los raíles del ferrocarril que transita por el embarcadero, que luego serán recolocados en su lugar de origen tras sanearse toda la zona que ocupaba. Se plantará también un sendero de madera para los peatones que unirá el parque de la Estación del Ferrocarril con el final del cargadero.

Otra labor que se está llevando a cabo en los términos de este macropoyecto es la limpieza de los arcos de piedra ubicados en el cargadero, donde la glorieta de las Almadrabillas, lo que ha acarreado un desvío provisional del tráfico.

El objetivo principal es convertir el Cable Inglés en una atracción turístico única en su concepción. Se trata de que sea lo más accesible posible y que la ciudadanía tenga la facultad de pasear libremente por allí. Las previsiones más optimistas fechan que a finales de mayo del 2021, eso será una realidad.

Nuevos usos del complejo

Se contempla también abrir una sala de exposiciones de arte, un centro de interpretación para visitantes y como un café-restaurante en el complejo. Todo ello contará con accesos que incluyen instalaciones de ascensores panorámicos.

Deja tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.